¿Cómo funciona una casa de subastas?

Las casas de subasta siguen siendo a día de hoy, un lugar poco conocido y transitado por aquellos que no se dedican al mercado del arte. Sin embargo, en ellas podemos encontrar gran variedad de piezas de alto interés artístico. Visitar la exposición que se organiza antes de la subasta para exhibir los lotes, es una oportunidad que deberíamos aprovechar. Lo que muchos no saben es que las subastas son públicas y cualquiera puede asistir, pujando por los lotes o como un simple espectador.

Pero, ¿cómo funciona una casa de subastas? en primer lugar, debemos saber qué es una subasta:

Una subasta es una venta pública de un objeto, adjudicado a la persona que más dinero ofrece por ella. Sin embargo, hay diferentes tipos de subasta, la más común es la denominada subasta inglesa, dónde se va incrementando el precio de la puja (a la alza). El otro sistema es la subasta holandesa, en la que se va disminuyendo el precio (a la baja), hasta que el comprador llega al precio que está dispuesto a pagar por esa pieza o al llegar al precio de reserva.

Las subastas son uno de los motores más importantes del mercado artístico ya que suponen un método muy dinámico de fijación de precios. Son un punto clave ya que propician la conexión entre los oferentes y los demandantes, por lo que contribuye a la creación de mercados y valor económico.

En cabeza se encuentran Nueva York y Londres, aunque también son un referente Sidney, Los Ángeles y Chicago. En Europa, sin embargo, se realizan muy pocas subastas en comparación con el resto del mundo.

El auge de este sector propició que se crearan ya en el siglo XVIII las dos casas de subastas más importantes en la actualidad: Sotheby’s, fundada en 1744; y Christie’s en 1766, ambas en Londres.

Podemos encontrar dos tipos de casas de subastas, las casas de subastas monográficas, especializadas en un único sector del mercado; o las casas de subastas generales, con diferentes departamentos en relación con los sectores del mercado. Algunas de las casas de subastas más importantes en España son: Subastas Segre, Durán subastas, o Goya Subastas, entre otras.

Antes de comenzar a explicar cuál es la gestión de una casa de subasta, es necesario conocer los diferentes precios que podemos encontrar en ella.

Precios dentro de una subasta

Precio de tasación: valor que se estima que tiene la pieza en el mercado. Se conoce a través del estudio de piezas similares y los precios alcanzados en el él.

Precio de estimación: es un rango de precios, siempre dos cantidades. Por ejemplo, la estimación de una pieza podría estar entre los 1.000 y los 1.500 euros. Se espera que el precio de remate se encuentre dentro de ese rango de precios.

Precio de salida: es el precio con el que se inicia la puja.

Precio de reserva: es el precio mínimo que el vendedor está dispuesto a obtener por la pieza. Puede estar por debajo del precio de estimación. Si la pieza no se vende en la subasta, pero hay un comprador interesado, el vendedor puede establecer un precio menor al de estimación.

Precio de remate: es el precio por el que se pone fin a la subasta del objeto. Cuando se consigue la mayor puja, la subasta del lote finaliza.

Precio récord: es el precio más alto conseguido basado en un histórico de precios.

Precio adjudicación global: es el precio final por el que el comprador se lleva la pieza. Al precio de remate se le suman las comisiones del comprador, los gastos de envío, los gastos del seguro y el IVA.

Legislación

Cuando se trabaja con piezas de más de 100 años de antigüedad, deben tenerse en cuenta ciertos aspectos de la ley. A lo que más se enfrenta una casa de subasta es a los derechos de tanteo y retracto, y a las importaciones y exportaciones de obras de arte. Para ello, debe conocerse muy bien la ley 16/1985, del Patrimonio Histórico Español.

Cuando una casa de subastas va a subastar una pieza de más de 100 años de antigüedad, está obligada a informar al Estado. Si está interesado en la pieza que va a subastarse puede ejercer el derecho de tanteo y adquirir la pieza. Es importante destacar que el Estado no puja en la subasta. Cuando el lote va a rematarse, el Estado puede adjudicársela, ya que el coleccionista no puede seguir pujando con él.

El otro derecho que puede poner el práctica el Estado es el derecho de retracto, que establece que si el estado no es notificado de una venta, durante los 6 meses posteriores tiene el poder de decir si le interesa la pieza y adquirirla, pagando al coleccionista el importe.

En cuanto a las importaciones y exportaciones, la casa de subastas debe solicitar los permisos requeridos a la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico. Este órgano analiza y emite propuestas sobre:

  • Solicitudes de exportación de bienes culturales protegidos.
  • Solicitudes de importación de bienes culturales protegidos.
  • Adquisición de bienes culturales por parte del Estado que pasan a formar parte de la colección de museos, archivos y bibliotecas estatales.

Pasos en una casa de subastas

Adquisición de piezas

El primer paso es la compra de piezas o colecciones. Estas compras pueden producirse tanto en comercios, ferias u otras subastas, o realizarse directamente a otros coleccionistas.

Peritaje y valoración

Uno de los pasos mas complicados en una casa de subastas es establecer los precios de estimación de las obras. Cuando compras la pieza directamente a otro coleccionista, el precio suele establecerse entre ambas partes. Lo más habitual es fijarse en el histórico de precios de piezas similares.

Preparación de la subasta

Este paso es el más laborioso. En primer lugar se realiza la clasificación y catalogación de las piezas. Para ello se utilizan toda una serie de catálogos monográficos o manuales. Es una labor previa de investigación, por lo que deben utilizarse las ediciones más recientes para que la información sea lo más fiable posible. Las piezas que van a formar parte de la subasta deben pasar por un proceso de selección, ya que no todas tienen que salir en la siguiente venta.

Una vez realizada la selección, se procede a la elaboración de los catálogos y su envío. El catálogo debe transmitir al coleccionista que las obras están bien estudiadas, por lo que debe ir acompañado de una buena bibliografía. Del mismo modo, en el catálogo deben establecerse cuáles son las condiciones de la subasta (la moneda en la que se realizan las pujas, el incremento de las pujas en subasta etc.).

Libro de subasta

Antes de la celebración de la subasta, ya se reciben ofertas por los lotes. Por ello, es importante llevar a cabo un registro de los precios de salida que presentarán en sala los diferentes lotes. Esto puede ponernos ante diferentes situaciones, por ejemplo:

  • Un lote que se vende por 100€, si tiene una oferta de 110€ antes de la celebración de la subasta, el lote saldrá por 110€.
  • Si el lote tiene dos pujas, una de 110€ y otra de 120€, saldrá por 120€.
  • Si el lote tiene dos pujas, una de 110€ y otra de 200€, el precio de salida será de 120€, ya que se incrementa como si fuera una nueva puja, y la subida es de un 5%. En sala, será la casa de subastas quien de la cara por esa oferta, la de los 200€, hasta que otros clientes superen dicha cantidad o dejen de pujar.

Celebración de la subasta

La subasta se inicia con la venta de los lotes. Los precios de salida van anunciándose. Si nadie puja, el lote queda sin vender; si alguien inicia la puja se da comienzo a una competición, que puede darse a través de los coleccionistas en sala, por pujas telefónicas o por internet. Los interesados van subiendo el precio hasta que se llega a un único comprador. Una vez finalizada la subasta, los clientes pueden recoger las piezas al final de la misma o en los días sucesivos.

¿Cuáles son las comisiones?

La casa de subasta establece cuáles serán las comisiones de los lotes vendidos. La comisión que recibe la casa de subasta por el lote vendido suele oscilar entre el 10 y el 15%.

Por otro lado, los compradores también deben pagar unas comisiones, que se incluirán al precio total de su factura. Suele oscilar también en un 15%. Además, deberá pagar los gastos de envío si los hubiere, los gastos del seguro y el IVA. Es decir, la casa de subastas cobra unas comisiones tanto al vendedor como al comprador de la pieza.

Si te interesa el mundo de las subastas, y en general el sector del mercado artístico, no dudes en visitar la web de The Art Market.

Bibliografía

Vico Belmonte, A., (2008) “El mercado de las subastas en el arte y en el coleccionismo: desde sus orígenes a la actualidad”, en La inversión en bienes de colección. Universidad Rey Juan Carlos

Webgrafía

  • http://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/patrimonio/informacion-general/gestion-en-el-ministerio/junta-de-calificacion-valoracion-y-exportacion.html
  • https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1985-12534
  • https://www.sothebys.com/en/
  • https://www.christies.com/
  • https://www.goyasubastas.com/
  • https://www.duran-subastas.com/
  • https://www.goyasubastas.com/

3 comentarios en «¿Cómo funciona una casa de subastas?»

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad