Remates de Claude Monet en Sotheby’s-2019

Claude Monet es uno de los impresionistas más importantes y reconocidos a nivel internacional, de ahí que sus obras alcancen precios más que considerables. En 2019 se vivió un momento récord para el artista cuando la sede neoyorkina de Sotheby’s vendió una de sus obras por 94 millones de euros, lo que la sitúa en el top ventas de la pintura impresionista y al mismo tiempo confirma que el valor de estas obras va in crescendo.

Dada la importancia de estas obras en el mercado artístico actual, presentamos una panorámica de las ventas del artista durante el 2019. Con esto pretendemos recopilar las obras vendidas en subasta a nivel internacional, conocer a qué instituciones pertenecían y establecer un ranking de los precios alcanzados.

Este 2020, Sotheby’s ha vendido solo una obra del artista. En la subasta celebrada el 5 de febrero en Londres, Waterloo Bridge, perteneciente a la Colección de Bernard & Josephine Chaus, se vendió por 907.000€.

Puente de Waterloo (ha. 1899). Pastel sobre papel. 30,5 x 47,3 cm

Se trata de una espectacular vista del Puente de Waterloo, perteneciente a una serie icónica del artista completada tras sus visitas a Londres. Vemos una evolución hacia la abstracción, estilo al que terminó derivando el artista al final de su vida. Lo vemos en la niebla, en las siluetas indefinidas y en las formas fantasmales.

Conoce más sobre Monet en: Impresionismo

Histórico de precios 2019

El primer remate que debemos mencionar es el de la obra Le Palais Ducal. Esta pieza, vendida en la subasta de febrero en Londres, alcanzó el precio de 31.000.000€. Se trata de un óleo sobre lienzo perteneciente a la extraordinaria serie creada en Venecia en el otoño de 1908. La serie fue pintada desde un barco amarrado en el canal, por lo que la vista que se representa es muy cercana. Monet pintó otros dos cuadros desde la misma perspectiva, uno de ellos forma parte de la colección del Museo de Brooklyn de Nueva York.

Le Palais Ducal (1908). Óleo sobre lienzo. 81 x 93 cm

Cuando vi tus pinturas de Venecia, con su admirable interpretación de los motivos que tan bien conozco, experimenté una profunda emoción […] Las admiro como las manifestaciones más elevadas de tu arte – Paul Signac en una carta a Monet.


Durante el mes de marzo en París, se vendió por 1.400.000€, Vue D’argenteuil, superando el precio de estimación establecido entre 600.000 y 800.000€. La obra, hasta el momento perteneciente a una importante colección privada europea, forma parte de las primeras obras impresionistas, representando la atmósfera serena y tranquila de una tarde a orillas del sena.

Vue D’argenteuil (1872). Óleo sobre lienzo. 83 x 42 cm

Durante el mes de mayo en Nueva York se llevó a cabo una subasta de obra impresionista y moderna donde se realizaron varias ventas del artista. La primera de las obras que vamos a comentar ascendió casi a los 100 millones de euros. Se trata de la obra maestra de la serie de Almiares del artista, Meules, vendida por 94.000.000€. La obra formaba parte de una importante colección privada y fue vendida para beneficiar en parte a dos instituciones sin ánimo de lucro del ámbito de la ciencia y la música. A esta obra hemos hecho referencia en la introducción. La cifra alcanzada sitúa a Monet como el pintor impresionista más caro de la historia, quedando la obra en sí misma como la novena de mayor precio vendida en una subasta internacional.

Meules (1890). Óleo sobre lienzo  72,7 x 92,6 cm

Seguimos con Pradera, Ciel Nuageux, vendida por 5.000.000€. Perteneciente a la Colección Raymond Nacenta, se trata de una obra de la etapa cumbre de Monet, un paisaje vibrante que ejemplifica el gusto del artista por la pintura al aire libre y la constante exploración de los efectos de las condiciones climáticas y la luz del entorno. Vemos cómo la composición se divide en tres segmentos: el campo en primer plano, los árboles y el cielo en lo alto. Monet disfrutó mucho trabajando este paisaje ya que se conservan tres composiciones adicionales de la misma vista.

Pradera, Ciel Nuageux (1890). Óleo sobre lienzo. 100 x 60 cm

Seguimos con una de las obras de la campiña francesa del artista. Realizada en 1885, la obra La Prairie Fleurie se vendió en la sede neoyorkina por 4.200.000€. Hacia finales de siglo, era frecuente representar las vistas de Francia con trabajadores en actividades agrícolas. Estas escenas atrajeron a la escuela de Barbizon y a otros pintores impresionistas. Sin embargo, en las pinturas de Monet el trabajo siempre está ausente y las pocas figuras que aparecen aluden a miembros de su familia en busca del ocio y el disfrute.

Le Prairie Fleurie (1885). Óleo sobre lienzo. 65 x 80,5 cm

Durante el mes de mayo, la sede en Nueva York vendió un espectacular lienzo marino, La Jetée de Fécamp par gros temps. Durante la primavera de 1881, Monet pasó un tiempo en Fécamp, un puerto pesquero. Muy cerca del agua, casi pudiendo sentir la sal en el rostro, Monet pintó una vista del embarcadero y el faro. El efecto que consigue dar a la pintura es de agitación. Esta sensación es posible debido a la compresión y la hábil implementación de la perspectiva atmosférica de Monet. La obra se vendió por 1.500.000€.

La Jetée de Fécamp par gros temps (1881). Óleo sobre lienzo. 53,7 x 73 cm

Es extraordinario ver el mar; ¡qué espectáculo! Está tan libre que uno se pregunta si es posible que vuelva a calmarse.

— Claude Monet

Las Nymphéas son las pinturas más icónicas del impresionismo y el mayor logro de Monet. El estanque del artista en su jardín de Giverny proporcionó el tema para la mayoría de sus obras posteriores. El tema de los nenúfares pasó a convertirse en la serie por excelencia del artista, registrando en ella con el paso de los años los cambios de estilo y sus constantes innovaciones pictóricas. Esta pintura realizada en 1908 refleja la visión y creatividad del artista en su etapa más madura. La obra se vendió por 26.000.000€.

Me tomó un tiempo entender mis nenúfares. Los planté simplemente por placer; Los cultivé sin pensar en pintarlos. […] Y entonces, de repente tuve la revelación – qué maravilloso era mi estanque – y alcancé mi paleta. Casi no he tenido otro tema desde ese momento.

Claude Monet

Ninfas (1908). Óleo sobre lienzo. 92 x 89 cm

Printemps à Giverny, effet du matin, se vendió en Londres el mes de junio por 3.400.000€. La vista que se representa en el cuadro fue realizada en 1885, junto a una pintura hermana. Se llevó a cabo durante un periodo en el que los árboles estaban en flor y un paisaje asombrosamente rico y diverso rodeaba la casa de Monet en Giverny. Aunque la escena es mucho más que agradable a la vista, el precio no alcanzó la estimación de la casa de subastas, que situaba su precio entre los 4.000.000-6.000.000€.

Printemps à Giverny, effet du matin (1885). Óleo sobre lienzo. 60 x 81 cm

Finalmente, durante el mes de noviembre se vendieron un total de tres obras en la sede neoyorkina. La primera que vamos a comentar es Étretat, coucher de soleil, vendida por 2.500.000€. La conexión de Monet con la costa de Normandía se remonta a su infancia. Durante sus años de formación, Monet pasó mucho tiempo contemplando sus acantilados. Su primer maestro fue Eugène Boudin, pintor paisajista que le enseñó las técnicas pictóricas de plein air, lo que terminaría por convertirse en la base de sus pinturas. Siempre se sintió muy atraído por la belleza del paisaje de Normandía. De hecho, una de las obras más conocidas del movimiento impresionista es Impresión, sol naciente, una vista de El Havre a primera hora de la mañana.

La paleta de colores y el tratamiento del mar en Étretat, coucher de soleil transmite el mismo espíritu revolucionario de Impresión, sol naciente.

En segundo lugar, un fragmento de Nymphéas por 2.200.000€.

Nymphéas. Óleo sobre lienzo. 103,4 x 58,4 cm

El jardín acuático […] diseñado y supervisado constantemente por el propio artista, y atendido por varios jardineros, le ofreció un motivo que estaba al mismo tiempo al natural y bajo sus propias órdenes: la naturaleza rediseñada. Una vez más, Monet enfatizó que su tema real cuando pintaba era la luz y el clima.

— Jon House, Monet, Nature into Art, New Haven, 1986

Finalmente, y por 25 millones de euros, la casa de subastas vendió Puente de Charing. Entre 1899 y 1901, Monet viajó en tres ocasiones a Londres, alquilando una habitación en el Hotel Savoy, con vistas al río Támesis. Allí empezó a pintar las puestas de sol en los puentes de Charing y Waterloo. La niebla que siempre se levantaba sobre el río hizo que Monet realizara unas composiciones evanescentes, la esencia de la pintura expresionista.

Puente de Charing (1903). Óleo sobre lienzo. 65 x 100,3 cm

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad